Aroma.es
InicioAlcoholAceites esencialesInciensoCocinaTienda
Elaboración
Generalidades
Destilación al vapor
Aceite esencial & hidrolat
Destilación simple
Plantas frescas y secas
Enfleurage
Uso
Ambientar la casa
Aromaterapia
Perfumes
Remedios
Elaboración

Aceites aromáticos

Generalidades
La mayoría de las plantas contienen una gran cantidad de aceites esenciales, sobre todo la familia de las lamiaceas que engloba más de 3.000 especies, entre ellas nuestras plantas favoritas, que son fáciles de encontrar como el romero, el tomillo, la lavanda, la menta, la albahaca, la hierbabuena, etc. Todas estas plantas (que por cierto tienen gran poder curativo) son muy aromáticas, es decir, contienen mucho aceite esencial.



Destilación al vapor

La destilación al vapor es el método más suave y eficiente para la extracción de aceites ya que la planta no entra en contacto directo con el agua hirviendo. Sólo a través del vapor ascendente se liberan los aceites y son arrastrados hacia el refrigerante. Es el método más indicado para aceites esenciales ya que el excesivo calor puede destruir el perfume.
Se rellena la columna, cesto aromático o criba integrada del alambique de plantas, el vapor las traspasa automáticamente en su camino ascendente y por el otro lado goteará el agua condensada junto con los aceites esenciales.

Es importante que las plantas no entren en contacto con el agua y que el vapor verdaderamente traspase el material vegetal para que pueda liberar los aceites etéreos.



Separar el aceite del hidrolat

El destilado final se compone de agua cubierta de una capa aceitosa, y una vez terminada la destilación, se trata de separar este aceite del agua, o con ayuda de un separador especial (un esenciador), un embudo separador o con una pipeta en un tubo de cristal (tubo de ensayo).
En la mayoría de los casos se utiliza solamente el aceite esencial, pero para algunas recetas (por ejemplo agua de lavanda o agua de rosas) se necesita también el hidrolat.



Destilación normal

Mucho más fácil es destilar de manera clásica. Incluso podría resultar el método más eficiente tratándose por ejemplo de raíces o leña, siempre que estos hayan macerado en el agua por uno o dos días. En caso de algunas plantas delicadas, como por ejemplo las rosas, la extracción de aceites con la destilación normal es prácticamente imposible.
En la destilación normal simplemente se coloca las plantas y bastante agua en la caldera y se calienta rápidamente, siempre controlando la temperatura durante la destilación. Tal como ocurre si se destila al vapor, el agua vaporizada arrastra los aceites y condensa en el refrigerante. El destilado que sale se compone de agua y aceite y se separa como hemos descrito antes. Este método simple lo usaban los farmacéuticos, alquimistas y sabios por más de cien años.



Consejo:

La mayoría de las plantas recién cosechadas se pueden destilar inmediatamente, sin embargo las plantas secadas se recomienda dejarlos en remojo por unos días. , ya que se suele sacar más rendimiento de ellos.
En general la utilización de plantas frescas es más productiva. Cuanto más frescas, más rico el destilado, aunque también existen excepciones. A pesar de todo, con plantas de alto contenido en aceite como la menta se puede obtener también buenos resultados con plantas secas.



Separación del aceite: El destilado gotea a la botella central, el aceite esencial sube a la superficie y rebosa automáticamente a la botella derecha. El agua restante va a la botella izquierda.

Enfleurage (enfloración)

Los perfumes se suelen elaborar por infusión (haciendo infundir las flores/plantas en aceite y luego exprimiéndolas) o por enfloración (extendiéndolas por telas empapadas en aceite y después estrujando las telas). Posteriormente se lavan con alcohol, y, según la planta, se destilan luego para intensificar el aroma.




Imprimir

TiendaAspectos legalesInformación al consumidorAyudaCondiciones de ventaContacto